martes, mayo 20

T.E.LIT.A. II: Vill incursiona en la sci-fi

Vill_Gates, autor de la blognovela Equidistancias y quien ya había participado del primer T.E.LIT.A., dejó esta mañana su aporte al T.E.LIT.A. II, un relato breve e ingenioso que personalmente hallé muy divertido. Aquí lo tienen, que lo disfruten!

Los Girasoles de Van Gogh

- Deberías venir a echarle un ojo a esto Tauri.
- ¿Encontraron algo?
- Si, pero tenés que verlo por vos mismo.
- En tres ciclos estoy ahí.
Era raro que Procyon manifestara tal entusiasmo por un descubrimiento. Desde que estudiaban la Tierra hacía cinco años, habían encontrado restos de esa civilización, de sus ciudades, o mejor dicho, de lo que quedaba de ellas.
Los últimos habitantes de ese planeta azul habían desaparecido misteriosamente hacía casi 50.000 años, pero no se podía calcular con certeza. Algunas construcciones, mecanismos y objetos indicaban esa antigüedad. Por lo demás el planeta en si mismo había seguido su curso, tenía agua, aire, vegetación y algunos pequeños animales; parecía agradable caminar bajo su sol sobre la vegetación que crecía libremente.
Se podía saber que los de la Tierra habían desarrollado su cultura a niveles inimaginables para los de su planeta pero que habían tardado varios miles de años en, por ejemplo, obtener fuentes de energía abundantes.
Admiraban, por ejemplo el arte de la escultura. Tenían una obra que ellos habían llamado “La Piedad” una madre lamentándose por su hijo moribundo, muy conmovedora ciertamente. De su música conservaban algunas piezas de lo que llamaban Jazz en unos discos negros de pasta. Otros discos de plástico plateados y más pequeños que parecían tener también música, habían sucumbido al tiempo y a los hongos.
Se habían encontrado algunos elementos llamados “libros” y se habían descifrado sus múltiples formas de lenguaje. El se había convertido en un experto, y podía leer 35 lenguajes terrestres, entre ellos el inglés, el español, el francés, el ruso, el chino y el japonés. Curiosos los de la tierra, realmente muy curiosa su civilización. Algunos decían que desde la tierra habían colonizado Octans, pero parecía una leyenda sin sentido.
Por todo lo que había descubierto, le habían dejado conservar una pintura muy bien conservada que se llamaba “Los girasoles” de un tal Van Gogh. La había puesto a la cabecera de su lecho, quedaba muy bien allí.
En Octans, su galaxia, habían aprovechado muy desde los comienzos la luz del sol para casi todo, desarrollaron la ciencia rápidamente y llegaron en pocos años a la fusión nuclear, lo que les dio una fuente inagotable de energía.
Se sabe que los de la Tierra eran bastante peleadores entre ellos ¿Sería por ello que no usaron tanto las ciencias desde el principio? Por ahora no podía saberlo.
Lo que aún no había podido conocer mucho era una red que utilizaban para comunicarse entre ellos. Los soportes que guardaban la información se habían corrompido. El metal se oxidaba y perdía los datos irremediablemente sin el efecto magnético que utilizaban para conservar la información. No habían podido hasta ahora acceder a esa red. Los lugares que guardaban los datos habían sido objeto, con el paso de los siglos, del efecto del agua, el aire y el polvo del planeta. Un manto de olvido involuntario pero inexorable.
Marcó la dirección del portal estelar y llegó, como lo había prometido, atravesando de extremo a extremo la galaxia, en tres ciclos, a la zona de excavación. Se ubicaba en un lugar llamado “Nevada” en lo que los terrestres llamaban “Estados Unidos”, de acuerdo a los mapas de esa época que habían encontrado. El lugar parecía un desierto muy seco y sin vegetación.
Le señalaron la escalera y descendió iluminando el túnel de piedra gris artificial que ellos denominaban cemento, con la luz de sus guantes.
-¡Aquí Tauri! ¡Encontramos esta sala con las máquinas que usaban para almacenar información de su red! ¡Está todo intacto! La habitación había estado sellada y nada había afectado durante todo esos años los mecanismos de almacenamiento.
-Ya conectamos ese dispositivo a nuestra interfase. Veamos lo que muestra. En el aire apareció un cuadrado luminoso que oficiaba de pantalla.
Allí sobre fondo blanco aparecían líneas en distintos tamaños de escritura terrestre. Los otros investigadores lo miraban con expectación.
Tauri sonrió al ver que, sobre el lado derecho se veía la imagen de una cara de mujer sonriente y se preguntó si habría habido algunos humanos que no fueran agresivos. Esa mujer que reía bien podría ser una excepción. Lo que parecía ser el título decía “María de cerca”. Era emocionante ser el primero de su raza en ver lo que los humanos habían hecho con esa red de interconexión, tantos miles de años atrás. Entendió las palabras que leyó de muchas expresiones, pero no pudo entender el significado de una frase en particular: “CABEZON, CEBATE UN MATE”, tendría que descifrarla. ¿Qué sería “cebate”?
¿Y “Mate”?

Vill_Gates. Mayo 2008

11 comentarios:

Fender San dijo...

Menos mal que esos extraterrestres avanzados no podían guglear.
Si hubiesen escrito "boludeces", el cuento hubiese terminado en "gebiet.blogspot.com" o en el libro de Paluch.

Sacerdote dijo...

Muy bueno Vill. Mis felicitaciones.

El Profe dijo...

Vill mis felicitaciones, me gustó mucho.

¡Saludos!

gabrielaa. dijo...

ja jajaja jajaja
bien vill_!

Pablo dijo...

Jajaja!!...me gusto mucho desde que empecé. Sabiendo la consigna es mejor aún ver por donde te llevó tu imaginiacion Vill.
Muy original.

Felicitaciones!!

rubiaa dijo...

Excelente Vill!! Felicitaciones.

•MarianiTooN• dijo...

Jajaja...Vill!! He flipeao!
Qué imaginación y qué buen remate al final.
Felicitaciones!

•MarianiTooN• dijo...

Más allá de todo no creo que esté tan lejos de ser una realidad toda esa cosa futurista, pero bueno, esas son locuras mías.
Sobre "Alguien debería estudiar en serio la influencia de los cambios climáticos en el estado de ánimo en esta parte del mundo."...creo que los cambios se están dando, hay que sentirlos porque la Tierra es un ser vivo y se expresa (por medio de volcanes, maremotos y todo lo que está pasando ahora), y eso repercute en nosotros.
Pero bueno, no quiero aburrir ni mucho menos que me tomen en serio ;)
Besitoons...

http://tierrafirme2012.blogspot.com/2007/09/conciencia-y-magnetismo-terrestre.html

Vontrier dijo...

Apocaliptico, Vill. Vienen los marcianos, vienen.
Alguien me contó una vez, que un licenciado en letras alemán, estaba trabajando sobre la literatura de Fontanarrosa, y que no sabía cómo hacer para traducir una frase que aparecía en uno de sus libros. La frase era algo así como "el tipo era cero fútbol".
Así que, tendríamos que avisarles a los marcianos que empiecen a estudiar el idioma argentino, no? Digo, como para que alguien nos comprenda.
Felicitaciones.

Abrazo.
V.

Pablo(yo) dijo...

... y debajo de la enigmática frase seguía:
- Deberías venir a echarle un ojo a esto Tauri.
- ¿Encontraron algo?
- Si, pero tenés que verlo por vos mismo.
- En tres ciclos estoy ahí.

zippo dijo...

Bàrbaro, Vill!!mi gènero favorito, y la descosiste!
Este comentario llega tarde (45000años) porque fue enviado desde el futuro a travès de un portal espacio-temporal.
Flipè por còmo orientaste la idea, genial, mostro.