lunes, septiembre 6

TELITA V: Nico Aimetti

Recibo con alegría una nueva e ingeniosa colaboración de Nico Aimetti, a quien seguramente recordarán por su participación en dupla con Laura Luz aquí. Les recomiendo, si es que no lo hicieron ya, que no dejen de pasar por su blog. Escribe de lo más interesante. Aquí su colaboración:


Cuando Nora conoció a Borges



11 de Septiembre de 1919
Via della Ginnastica 241, Trieste

Querido Jaime:
Me alegro de saber que sufres por mi y espero que sigas haciéndolo por el resto de tus días. Debes prometerme que no abandonarás nunca tu cama sin haber padecido el placer de añorarme dulcemente. ¿Limpias seguido las sábanas? ¿Te ha recriminado el ama de llaves mientras miras por la ventana haciéndote el tonto, colorado como un tomate? Así me gusta, porque yo también, cuando por las noches ahogo en mis perfumes toda la cama, mientras me revuelco por bajo las sábanas, no paro de recordar tu cara de puerco, mi cerdito adulador.
Ayer, al volver del mercado, torcí mi rumbo y caminé a la vera del mar por la tarde. Su aroma me acompañaba a cada paso con mayor fervor e insistencia. Al llegar colgué mis bragas en la ventana. Sólo las volveré a colgar cuando sepa que estás cerca. Creo que nuestro vecino algo debe haber sentido, porque cerro la ventana nervioso al llegar su esposa.
La ropa interior que me envíes puedes esconderla, disimuladamente, entre uno de mis vestidos o una camisola. Si tu hermana se da cuenta es porque es igual a ti. ¿Piensas eso de tu hermana? ¿Crees que abrirá tus paquetes y hurgará para oler las prendas que me envías? Quizás hasta se las pruebe. ¿Te gustaría ver cómo le quedan a ella mis bombachitas? Creo que sí. Ya se te estará parando cuando lees esto.
Como verás ya se me ha pasado el enojo, irás conociendo mi carácter, el tema es que ya quisiera tenerte cerca otra vez para que pudieras sentir mis pechos todo perfume apretujando tus labios mientras dices esas cosas que quiero creer que sólo a mi me dices mientras yo respondo que sí, mi corazón, toda la quiero, sí.
Tuya, Nora.




Lunes 6
Adrogué, Argentina

Nora:
Indigna de sus letras, sus palabras, sus deseos, me atrevo a contestar su misiva. He de juzgar a algún inverosímil capricho postal el que hoy, mi doblegada curiosidad, haya encontrado en el buzón su carta. Yo, que aplacada por la sucesión de la noches en vela, espero. Yo, que guardo la esperanza de una carta como la suya; pero otro remitente, otra narrativa, las mismas pretensiones. Pienso que el destino, indiferente a las formas, confunde los signos y las historias sólo para burlarse de nuestro afán por comprenderlo. No puedo  desearle nada, pues todo mi deseo está en una sola persona, y carezco de voluntad para ir más allá de eso. Acaso, además,  poco importen nuestros deseos.  Sólo respondo para decirle que   su carta no ha llegado a destino. No soy Jaime; yo, desgraciadamente, soy Borges.
De nadie, Graciela Borges.




 Nicolás Aimetti, Septiembre 2010

9 comentarios:

Karito La Cordobesa dijo...

Las dos, pero sobre todo la segunda: sublime, Nico. Es para cortar y pegar en la heladera (o "Cuaderno de Reflexiones", si lo tuviera aún).

Tiene un efusivo aplauso esperándolo aquí.

El Gaucho Santillán dijo...

Mirà que bueno, che!!

Barbaro, la verdad.

Un abrazo.

El Vengador Pitufante dijo...

Si, muy buena la idea.

Que horror, a la parte de "si, mi corazón, toda la quiero, sí." le puse la voz de Moria Casán

Memento dijo...

Muy buenas ambas, realmente me admiro cuando encuentro esa facilidad para escribir en primera persona a personajes disímiles. Lo encuentro un poco parecido al oficio del actor, que tiene que transformar su cabeza para convencer. Felicitaciones y mande un par de consejor para lograrlo, no sea amarrete con sus colegas teliteros!

Cesare dijo...

Genial! Muy bueno!

Zippo dijo...

Coincido con Memento. Hasta pude imaginarme a dos actores en un teatro, con una sola luz desde arriba,en plena obra. Excelente , señor Nico,su capacidad para fabricar dos personajes bien disímiles y relacionarlos.
Y un aplauso a María, que sigue siendo una especie de Meca donde convergen los sentimientos y la sensibilidad de las personas.

Nicolás Aimetti dijo...

Gracias, Karito! Es una sana cultura pegar textos sobre la heladera, por lo general terminan tapando los imanes de los deliverys de comida chatarra y por ende uno come mejor.

Gracias, Gaucho! Nos conocemos, así que mejor ser breves.

Vengador: jaja, sí, la verdad que cualquier frase dicha por Moria da miedo. Moria Casán da miedo.

Gracias, Memento. Acerca de la variedad narrativa de los personajes sólo puedo decir que el primero está inspirando en la correspondencia entre Joyce y Nora Barnacle (aunque el tono erótico está rebajado y traté de que la sintaxis no fuera tan oscura). El final parodia vagamente la últimas lineas del Ulysses.
Para el de Borges tomé como referencia la correspondencia entre éste y Estela Canto. Uno lo escribí el sábado, el otro el domingo.

Gracias, Cesare! Me alegro que guste!

Gracias, Zippo, y me sumo al aplauso a Maria!

MariaCe dijo...

/me, sentada sobre el respaldo del asiento trasero de un descapotable que se desliza lentamente por la avenida, luciendo un enterito plateado, gafas de sol y una peluca rubia, sostiene un ramo de rosas amarillas y saluda a la multitud que aplaude desaforadamente.

soylauraORORBIA dijo...

Una genialidad, nunca se me hubiera ocurrido.

http://enfugayremolino.blogspot.com/

soylaurao@gmail.com


http://enfugayremolino.blogspot.com/