martes, mayo 20

T.E.LIT.A. II : Bienvenido Subana!

Pidiendo compasión y aduciendo que hacía más de veinte años que no escribía, el multifacético Subana Banana se inspiró, se animó y mandó un cuento cortito encantador. Vedlo a continuación!


¡¡¡Cabezón, cebate un mate!!!
La Clorinda resopló otra vez. Refregar, refregar y refregar. La vida se había convertido en eso: un día igual al de ayer, igual a mañana, uno tras otro. Y después darle de comer a los pollos famélicos, baldear el patio de tierra para que la brisa nocturna no se lleve el polvo hacia la casa, cocinar, y tener que aguantarse al Celedonio y sus cinco minutos de calentura.
¡¡¡Cabezón, cebate un mate!!!
Desde que las vacas mutantes alimentadas por la soja transgénica habían devorado a casi toda la población, allá por el invierno del 2008, la islita del delta, alejada e inalcanzable para ellas, se había transformado de un páramo despreciable a un paraíso terrenal, o por lo menos uno donde no se corrían ciertos peligros. Pero la vida de aislamiento y soledad no era para la Clorinda. Extrañaba pasear los domingos por el pueblo, mostrando su vestido floreado y su figura amachimbrada, mientras los ojos de los parroquianos la desnudaban.
¡¡¡Cabezón, cebate un mate!!!!
Y lo peor, lo que la hacía revolverse en su catre cada noche, y tener esas pesadillas recurrentes que la despertaban desvelada, era la añoranza. La añoranza de un buen bife, de una salchicha parrillera, de un vacipán con salsa criolla, de unas empanadas. Estaba hastiada de guisos, de verduras, de pollo, de sopas. Quería carne, tierna, que le causara ese cosquilleo en el fondo de la boca y en la entrepierna. Porque hoy en día, ni el Celedonio tenía algo de carne. Era puro hueso, enjuto, un fantasma de una sombra.
¡¡¡Cabezón, cebate un mate!!!
Esa noche no hubo sexo a desgano, pero hubo asado. Magro, medio duro, escaso, más caracú que otra cosa. Pero por primera vez en años, la Clorinda durmió de corrido, ahíta, llena y feliz.
Y todo por no cebarle un mate.

Subana Banana, Mayo 2008.

14 comentarios:

gabrielaa. dijo...

hey, subana!
impresionante!

El Profe dijo...

¡Subana espectacular!

Un hurra por vos y otro por la organizadora de este certamen.

¡Abrazos!

Vill Gates dijo...

Muy bien, Sub.

De ahí al blog propio hay solo un paso.

PD: ¿Y usté Gabrielaa por qué no nos convida con algo?

¿Y vos Profe?

Fender San dijo...

IM-PRE-SIO-NAN-TE!!!!

Me dejó con la boca abierta.

La calidad de estos relatos nos obligan a hacer mutis...

Pablo dijo...

Me encanto! Muy bueno. Menos mal que hace 20 años que nos escribis Subana...
No perdiste la muñeca, eso seguro

Bravo por Maria Y T.E.LIT.A !!!
Que buena chance de leer tan buenas cosas

rubiaa dijo...

Me gustó muchísimo, es el tipo de cuentos que me gustan.
Grande Subana!

•MarianiTooN• dijo...

¡Excelente, Subana!
Te tenías el talento guardadito, eh!...mencantó!

OjitO con dejarme sola en el submundo de los blogless :P

Fender San dijo...

Si, bien oculto que lo tenes, ehe!

Cesar dijo...

Muy bueenoo!, menos mal que no escribías...

Vontrier dijo...

Jé.
Dicen que lo más rico del asado es lo que está pegado al hueso, no?

Felicitaciones, subanidad.
Me reí bastante con algunas cosas.

Salú.
V.

Pablo (yo) dijo...

brillante, aunque el asado no debió ser muy rico...

zippo dijo...

toon, no te vas a quedar sola en el submundo, porque yo a gatas sè leer, imaginate escribir.

subana banana dijo...

Gracias a todos por el apoyo, aunque el rey de los apoyadores no haya pasado aún.
Me incitan a reincidir, che, así que no me hago cargo de la futura debacle.
Y no dialoguen!!

PatricioUPMA dijo...

Bueno, ya te lo dije pero te lo repito: muy bueno. Cierra por todos lados, va al punto y deja entrever el trasfondo sin que este interrumpa los hechos. Bien, muy bien, Sr. Magnánimo.