martes, septiembre 8

TELITA III: Cosas de chicos, por El Vengador Pitufante

El joven Vengador Pitufante, autor del blog Estoy mirando tele, miembro oculto del podentariado*, digo miembro en el sentido de "ser parte de", y oculto porque no se deja ver ni quiere ver a nadie, no sé, algo raro ahí hay, habría que investigar un poco, pero bueno, la cosa es que, a los efectos de este taller copante, el Vengador Pitufante se acercó primero a comentar para luego mandarse con este texto de su peculio.

Le damos la bienvenida pues, al Vengador Pitufante. Pero antes, una advertencia expresada por él mismo:

"Lo hice apuradísimo en el trabajo, si hay problemas de redacción o de coherencia y alguno me los hace notar, los voy a perseguir y a descuartizarlos a hachazos mientras duermen."

Bien, luego de este encantador prólogo, proceded a leer:


Cosas de chicos

¿Tensión a la sombra? ¿¡Tensión a la sombra?! contemplaba las palabras escritas en la hoja amarillenta y se retorcía de odio, mientras involuntariamente las murmuraba entre dientes. ¿Quién demonios podía usar esa frase en un escrito? ¿En qué contexto habría "Tensión a la sombra"? ¡Si había tensión la había y, si no, no! Se creía muy virtuoso el imbécil del profesor, arrojando frasecitas sueltas al viento, mientras todos sus alumnos lo creían un semi-Dios de la literatura, cuyos pedos sonaban mejor que los más complejos sonetos de Quevedo.

Ya lo había intentado todo: había tratado de seguir la frase con algo que diera sombra, por ejemplo, "la tensión a la sombra del gran ombú iba in crescendo", pero había descartado la frase por llanamente horrible. Había tratado de aproximarse a otras formas de escritura; hasta un intento de poema beatnik surgió tímidamente en su pantalla, antes de ser borrado por una serie de violentos golpes sobre el backspace.

Loco de desesperación y enojo contra el petulante del profesor, arrojó la hoja recién impresa al cesto de basura y en ese momento, el mortal coágulo que se hallaba alojado en su torrente sanguíneo, nadó hábilmente hasta llegar a su cerebro, produciéndole la muerte al instante.

Brandon golpeó la mesa mientras borraba por completo la historia que estaba escribiendo. Su bloqueo de escritor había mejorado en los últimos días, pero ahora sólo podía escribir cosas aburridas y autorreferenciales. A quién podía interesarle la historia de un escritor frustrado por un profesor petulante.

En los meses anteriores, había iniciado una novela sobre la histórica victoria de los 30 indígenas pero la misma no había progresado.

Frustrado, se había aislado lo más posible para poder concentrarse en paz y, sin embargo las ideas se negaban a fluir o a tener una calidad aceptable. Con la tormenta de Santa Rosa en camino, el clima no ayudaba a que se sintiera mejor. Este era su más importante proyecto, su segunda (y quizá última) oportunidad en el mundillo literario.

Prendió la televisión para intentar distraerse un rato. La pantalla le devolvió la imagen de una pareja consumiendo alguna clase de bebida energizante. Los odió profundamente. Odiaba la sociedad moderna, que prácticamente rendía tributo a cualquier fulano que saliera en televisión.

En vista de que la caja boba tampoco se dignaba a proveer alguna clase de distracción, la apagó y con pasos enérgicos se dirigió al ventanal que daba a los amplios jardines que se alzaban al oeste de la mansión. Abrió las amplias hojas de la ventana y asomó la cabeza para respirar el aire fresco.

C on un crujido terrible, la gárgola que pendía de una de las paredes se desprendió en ese preciso instante, acabando con su vida al golpearle la cabeza brutalmente.

De un golpe tiró la pintura del caballete y se incorporó visiblemente agitado. Ya era la segunda pintura que descartaba. Primero un tipo mirando televisión. Ahora un hombre de espaldas contemplando un ventanal. Ambas pinturas le habían resultado horribles pero ya no sabía qué hacer. Sus pinturas ya no vendían como antes y las galerías de arte estaban empezando a olvidarse de él. "No tienes más invitaciones a eventos por el resto del año", había dicho su agente.

Caminó de un lado a otro de la habitación como un león enjaulado, sin lograr pensar en un motivo digno de ser pintado. Las frías garras de la desesperación se aferraban a su mente y la retorcían como un pañuelo, provocándole el dolor de cabeza más intenso que había sentido en mucho tiempo. Se dirigió al botiquín donde guardaba los analgésicos para esas ocasiones, el cual estaba alejado del alcance de los niños que a menudo visitaban su casa. Sacó dos pastillas y las tragó en seco.

Decidió salir a caminar para despejar su mente. El universo conspiró en ese instante. Su frustración, la distracción del conductor, la invención del teléfono celular, un conjunto de hechos que desencadenaron su muerte en ese cálido día de verano.

¡Brummm! ¡Brummm!!! A ver mi amor... -incitaba la madre- ¡Mirá como anda el autito! ¡Brum , Brum!

El niño tomó desganadamente el auto y, poniendo al playmobil pintor delante del mismo, procedió a atropellarlo sin piedad.

A veces su madre se preocupaba por él, por sus actitudes. Pero siempre las dejaba pasar, al fin y al cabo, eran cosas de chicos.

El Vengador Pitufante, Septiembre 2009


* (sí, otro más, qué, qué te pasa, no leés a Podeti vos?)

32 comentarios:

Karito La Cordobesa dijo...

No! Qué increíble.

Me encantó. La idea, el concepto, todo.

No me importa que venga alguien a decirme que no es original. A mí me gustó y el comentario lo escribo yo.

Clap clap clap, Pitufo.

El Vengador Pitufante dijo...

Che M.C., no pusiste el comentario que te mandé en el mail, pero bueno, igual me comentan cosas lindas veo, no hizo falta la amenaza =P

rs dijo...

Ah, yo lo vi. Varias veces. Pero no te voy a decir como es porque los superhéroes son así, se tienen que esconder, no lo voy a andar desenmascarando.
Al único que desenmascaro es a Pumba cuando se cambia de nombre en el gabbly :P
El relato me gustó VP. Tendrías que escribir más vos, eh?

MariaCe dijo...

¡Verdad, me olvidé del comentario! Ahora updateo.

Zippo dijo...

¡¡Estás proyectando, Pitufáith!!Dale, confesá quién sería el "odioso profesor", dale.
Está increíblemente bien relacionado, es una trama excelente. Me gustó.

La Rubia dijo...

No, no, no, es genial!!!
Digno de ser puesto al lado de "continuidad de los parques" de Cortázar. Y mirá lo que te digo.

El Vengador Pitufante dijo...

Zippo: el odioso profesor es el mismo telita, que me dio esa frase que me pareciò muy jodida y la usè nomás para decir lo que pensaba sobre ella ;)

Rubia: ahora contate uno de gallegos! =P

MariaCe dijo...

Vengador: "decir lo que pensaba sobre ella". Ojito eh.
¬¬

La Rubia dijo...

Uy uy uy le dijo odioso a TELITA.
Eh! encima que te hago tremendo elogio, que tipo jodido.

El Vengador Pitufante dijo...

¡Jajajajaja! ¡Sobre la frase, mujer! (queda bien cada tanto un "¡mujer!" u "¡hombre! en las conversaciones, ¿no?)

sagom du rhè dijo...

Por favor, editor, quite con desgano el acento de "desganádamente".

MariaCe dijo...

Hecho, Sagom. No lo había visto.
No veo, no veo, no tengo plata, no tengo plata.

El Vengador Pitufante dijo...

Rubia: no, no, le dije "poco utilizable" a la frase ¡y nada más! =P.

Sagom: la corrección de errores de ortografía no entraba en la advertencia inicial pero estoy empezando a considerarlo... igual hay más que ese y aparte hay una coma por ahí que no va, bueno, capaz hay más de una, pero hay una muy obvia.

María: espero no moleste mi repetida presencia en este post, cual si de mi blog se tratara.

MariaCe dijo...

Vengador, citando a mi muy querida amiga Vontrier: comentarios son amores.

Comente todo lo que quiera, es bien recibido hasta que se me suelta la cadena y ahi hago explotar el blog y la internet y el facebook incluso.

rs dijo...

María anda con ganas de hacer esplotar la interné desde ayer. Me pregunto por qué será.

MariaCe dijo...

RS: ¡No, no desde ayer, desde siempre! Ahhhh qué lindo hacer esplotar los satélitesssss, cuánto tardaríamos en volver a la edad media? ¿Estamos mejor o peor, eh?

El Vengador Pitufante dijo...

Si algún día se funda algún grupo destinado a hacer caer TODA la tecnología comunicacional moderna, yo me sumo sin dudarlo (siempre y cuando no haya represalias ni sangrientas batallas, me da como asquito la sangre y ls represalias ni te digo)

rs dijo...

Palo y palo.

subana banana dijo...

Una bosta, pero con onda te lo digo.
Capaz está de moda escribir así, feo y mal, no se.
Igual sos pendejo y podés empeorar y llegar a ser tan malo como yo, así que, no cejés en tu intento!!!

El Vengador Pitufante dijo...

Gracias por la buena onda =)

El Vengador Pitufante dijo...

(lo digo en serio, eh, por si no se entendió)

MatiAsF dijo...

se entendió.

La Rubia dijo...

Yo, de volver a la Edad Media, feliz, feliz, mas que feliz...!!

June dijo...

Muy bueno, me gustó mucho. Pienso que el rango de referencia entre cada historia está bien logrado :)
Felicitaciones al autor,
June

El Vengador Pitufante dijo...

Yo quiero dejar acá asentado que la idea de la historia es que cada uno de los personajes no era más que una creación imaginaria de otro que existe en otra dimensión. Plantea la idea de que cada uno de nosotros podría no ser más que un momento de la imaginación de alguien o algo que no vemos (Dios?) y que cuando nos llega nuestra hora es porque ese algo se olvidó de nosotros voluntaria o involuntariamente. Quizá las muertes lentas y agónicas sean producto del imaginador/creador dejando ir de a poco la fantasía, como un nene olvidando de a poco un amigo imaginario...

Memento dijo...

Estoy llegando tarde y leí (además del cuento) todos los comentarios. Debo decir que me gustó más la idea (y tu posteo sobre ella) que la redacción en sí, pero que no deja de ser un muy buen recurso eso de revelar al final cómo viene la mano.

Memento dijo...

Uh, pará, lo del hacha, lo del hacha, no había leído lo del hacha!!! Buenísimo VP, mostro del pantano!!! (nervioso y mirando por el rabillo del ojo cualquier cosa que refleje un asesino al acecho...)

PatricioUPMA dijo...

VP, no explique que no es necesario. EStá lo suficientemente bien escrito para que se entienda y deja flotando la sensación de que nos toma por estupidos (jah, en realidad no la deja, pero con eso ya generé un poco de discordia). LE iba a tirar con munición gruesa, pero me acordé que soy pro-desarme.

Veo que Sagoma solucionó su problema con los adverbios de modo.

PatricioUPMA dijo...

VP, no explique que no es necesario. EStá lo suficientemente bien escrito para que se entienda y deja flotando la sensación de que nos toma por estupidos (jah, en realidad no la deja, pero con eso ya generé un poco de discordia). LE iba a tirar con munición gruesa, pero me acordé que soy pro-desarme.

Veo que Sagoma solucionó su problema con los adverbios de modo.

El Vengador Pitufante dijo...

Ja, mirá lo que uno encuentra volviendo a viejos posts.

Concuerdo con lo de la redacción, a mí me resulta muy "dura" y demasiado enfocada en los hechos.

¡Saludos!

June dijo...

Vengador Pitufante: con todo respeto te digo que a tu explicación no la entendí, de hecho al intentar hacerlo me restó mucho a tu texto.
Yo creo que la obra artística en cualquier manifestación llega al receptor como al receptor se le canta, no sé si me explico, a menos que se trate del género 'ensayo' que no es este el caso (y aún es discutible).
Saludos,
June

El Vengador Pitufante dijo...

Ah, no, a mí no me gusta justamente eso en los textos, lo que escribo tiene una sola explicación, por supuesto que cada uno es libre de imaginar la que quiere, pero a mí "no me va esa onda" =)