martes, febrero 17

Sorpresas te da la vida...

Hoy conocí una chica que no tiene correo electrónico. No tuvo ni tiene. No sabe si va a tener alguna vez. No le interesa.

Aclaro: la chica tiene un nivel socioeconómico alto, vive en Nordelta, re top, todo. O sea, no es que no tiene mail porque no tiene acceso a la tecnología.

Estoy muy sorprendida. No me imagino cómo hace para comunicarse. A mí, por lo pronto, me ha metido en flor de brete laboral, por esta razón. En fin...

5 comentarios:

The Bug dijo...

Ha logrado que el sistema automàtico generador de prejuicios de mi siquis entre en un eterno círculo vicioso discurriendo si debe catalogar a esta persona como rebelda, como meritoria o como autista.
Caray...

Baterflai dijo...

Conozco a un caballero que también. No tiene ni compu. Ojo, barrio norte, profesional, cuarentaytantos.
Su tema de conversación preferido es su profesión y sí mismo. :P
Habría que regalarle una PC, de una.

rs dijo...

Se puede vivir sin mail. Tenemos el teléfono. Yo, de hecho, lo uso bastante poco y casi nunca para temas importanes, que prefiero tratar en persona o por teléfono. Digamos que lo tengo porque es gratis, si me lo cobraran, lo eliminaría sin dudar.

Saludos,

Eva.

Zippo dijo...

Che, los raros no seremos nosotros?

Maria "C" dijo...

Por lo pronto, a esta chica en particular yo tenía que mandarle una lista de gente para que a las 8 de la mañana siguiente la gente de Seguridad del barrio los dejara pasar a hacer la gráfica a su casa. Entonces:
- Te paso la lista por mail?
- No tengo mail.
- Hmm, bueno... fax?
- No.
- Algún locutorio cerca?
- Sí pero ya está cerrado.
- Eh, esteee... bueno, si tenés un rato, agarrá papel y lápiz, te paso los nombres y los dni por teléfono.

El caos, el caos, señores. Así no se puede trabajar. Esto es publicidad! El tiempo es oro en publicidad!

(suspiro)