sábado, enero 12

Sueño.. rarete

Salgo del edificio, una repartición pública que está por Av Libertador, y eso es muy, muy muy lejos de casa. Estoy contenta porque pude terminar el trámite. Abro la cartera - ando con cartera, una cartera negra que consiste en algo así como tres bolsitos de cuerina, cada uno cosido debajo del otro (me parece que he visto esta cartera en alguna mujer de mi familia) -, y miro el dni, que se ve resplandeciente, como recién hecho, y constato que figura el cambio de domicilio. Me siento muy feliz porque he hecho este trámite y porque tengo en la cartera $100.-, que me permitirán tomar un taxi para irme a casa. Pero siento tremendas ganas de hacer pis, así que busco un baño público y encuentro uno que se parece sospechosamente a una estación de tren. Me meto, está vacío. Atrás entra una mujer, claramente una puta de la calle. Los baños individuales no tienen puerta y no me queda otra que hacer mis necesidades a la vista de ella. Descubro que estoy menstruando, muchísimo, y que no tengo nada con qué limpiarme ni proteger mi ropa del abundante sangrado. La mujer, que nota esto, me dice que necesita dinero y que ella me lavará si yo le pago $15. Estoy casi dispuesta a aceptar, pero dudo, y finalmente me niego. Le digo: "disculpame, pero es que... si fueras hombre..." En ese momento entra un gran grupo de gente, muchos niños. Le pido a una mujer si tiene papel higiénico, me ofrece una toalla. Me higienizo lo mejor que puedo, y entonces noto que no está mi cartera por ninguna parte. Pregunto, nadie vio nada. Un hombre me dice "ojo que hay muchos chorros por esta zona". Estoy desolada. Salgo a la calle, ya es de noche. Me doy cuenta de que no sé cómo volver a casa, que ni siquiera sé dónde es, no logro recordar la dirección, ni siquiera en qué pueblo está. Quisiera hablar por teléfono pero no tengo ni una moneda y además no veo ningún teléfono público, y todo está negro, negrísimo. Me percato de que han cortado todas las luces, el ambiente es ominoso y siento una fuerte sensación de peligro. No se ve nada, apenas distingo algunas siluetas. Decido que cruzaré la avenida, que es anchísima y está llena de autos, pero todos parados, como si hubiera cortado un semáforo que en verdad no hay. Voy hasta la esquina y veo que adelante de los autos hay dos soldados. Escucho un sonido sordo, como de disparo de cañón, no lejos de allí. En ese momento los dos soldados se agachan, se arrodillan y ponen su frente en el suelo, al estilo oriental, como saludando el paso de alguien. Horrorizada, me digo "puta madre, estamos en plena dictadura!!" Sé que tengo que cruzar esa avenida a como dé lugar y a pesar del peligro que adivino, me lanzo, a ciegas, a cruzar en plena oscuridad. Escucho que se acerca algo que no puedo distinguir, es algo inmenso, pienso que es alguna especie de tanque, se acerca pesadamente y cada tanto emite una especie de relámpago. Sé que aplastará todo lo que encuentre, a los soldados y a todos los autos, y tengo que alcanzar a cruzar la avenida antes de que llegue o me aplastará a mí también. Está muy, muy cerca, apenas a unos pocos metros, ocupa todo el ancho de la avenida y a mí todavía me falta cruzar más de la mitad, estoy decidida a lograrlo aunque me siento aterrorizada.

Ahi despierto.

9 comentarios:

Vill Gates dijo...

Si es un sueño, vaya que es original. A veces no responden solo a situaciones psicológicas sino, por ejemplo a algo muy pesado que comimos o alcohol.
Pero los sueños opresivos indican claramente que uno está buscando una cuota de libertad. Pero ojo que no soy psi´cólogo ni nada, solo interpretador de sueños aficionado.
Saludos!

La Maria "C" dijo...

Es sueño, sí. Lo soñé muy tarde, porque me acosté muy tarde, y previo a eso había tenido una larga charla con Vontrier respecto, justamente, de una situación que me resulta opresiva... así que su intepretación la estimo correcta, señor interpretador :-)

serpnorber dijo...

He leído otros sueños tuyos y hay una connotación hacia lo sexual en cada uno de ellos. La cartera representa la intimidad, lo que guardamos. Los 100 pesos, cierta seguridad que vemos en la disposición de tener dinero en un cierto momento. La oscuridad, el no ver, no saber por dónde se camina. Guiarse a través de sonidos y ruídos. No confiar plenamente en lo que se ve pero ir más a fondo en lo que escucho o expreso a través de la palabra. La quietud de los autos; el automatismo de la sociedad que mira para el otro lado y no me ve, no nos ve. Lo ancho de la avenida; el largo camino todavía a transitar para salir de una zona(momento de vida? lugar? cincunstancia? relación? familia?) peligrosa. Los soldados en situación de plegaria o devoción; aferramiento, obligación, a rituales o creencias. El tanque gigantezco; el temor a no salir de un peligro y sucumbir aplastado. La verdad es para hablar horas. . . . . Pero lo importante. Decime cuál era el delivery o la receta de la cena de ese día, por favor!! Quiero soñar así! El último sueño pedorro que tuve; se trataba que por un corte de luz, me quedaba a dormir en una escuela y al amanecer al despertarme, mucha gente pobre de la zona me habían robado, maletín, ropa calzado, bolsa con alimentos. Aún así, conversando con ellos, les dejaba el reloj, los anillos, la remera y las medias que tenía puestos; sólo dejándome los calzoncillos por pudor(eran varias familias, ancianos, jóvenes y niños). En el sueño, yo sabía que iba a recuperar todo aquello que me habían quitado y aquello que yo había dado; pero con la convicción, que al volver a mi rutinario trabajo, volvería a llevarles más cosas. Ahí me desperté, tremendamente triste por saber, haber estado con gente tan necesitada. Eran las seis menos cuarto, quince minutos antes que sonara la alarma de mi telefonito.

La Maria "C" dijo...

A Serp: A mí no me parece nada pedorro ese sueño tuyo... Supongo que como suele suceder, es más sencillo interpretar el sueño ajeno que el propio. El soñador tiene en sus manos tantas piezas que se vuelve difícil sintetizar. Por eso escribo acá lo que sueño, todo lo que me comentan me resulta útil. Con respecto a la receta para soñar este sueño:
- sostenga en su vida una o más situaciones que le esté costando resolver.
- cene a eso de las 9 de la noche unas patitas de pollo con puré de calabaza.
- deje pasar unas 6 horas entre la cena y la hora de acostarse.
- charle con Vontrier en la alta madrugada sobre asuntos íntimos. Puede fumar, mientras.
- duerma.
Voilá! Después me cuenta qué tal le salió.

Vill Gates dijo...

Lo que llama la atención del sueño es que tiene muchos elementos. Tal vez tu mente estaba sobreexitada por la charla que habías tenido. Muchás imágenes, muchos detalles.

La culpa es de Vontrier Ja ja ja!!!
Va con onda, ella es mi hermana y la amo, etc. atc. etc.

Vontrier dijo...

Eh, loco! Lo que falta, ahora... que se me acuse de tener un hot chat.
Yo no hice nada. Además, vamos, soy una santurrona.

Beso, MC.

V.

La Maria "C" dijo...

Eh, eh, ningún hot chat! Ahora, eso de la santurronez de Vontrier está por verse. Mejor me callllllo.

Sacerdote dijo...

Quiero un sueño!!!
Que sea rarete, pedorro, trucho, comprado, o el que sea, pero quiero uno que sea todito mio por un rato.
Sigo sin poder acordarme de lo que sueño, probe incluso con las patitas de pollo, (aunque con forma de estrellitas, no se si eso influye).
No hay caso, tendre que probar el chat con Vontrier y volver a fumar.

The Eagle Has Landed dijo...

Voladores, inorganicos, o simplemente sueños que si no respondes de manera correcta o te niegas o impones al otro dia te despiertas hecho bolsa, de mal humor o con algun tipo de malestar. Su origen puede ser de lo mas diverso. Pero por experiencia propia debes negarte y no dejar que te toquen. Yo tuve varios sueños asi en los que estaba totalmente conciente que era un sueño y me han ofrecido pactos de diferente indole a cambio de mi energia a lo cual me negue en todos. Incluso yo ofreci pactos muy garcas del tipo dame todo y yo te doy nada. Ante los cuales el "ente" se desvanecia.
Por ahi ya no crees mas en estas cosas pero yo si y ultimamente estoy teniendo una mezcla de acecho/ensueño.