domingo, diciembre 9

Pausa

Tan, tan, tan cansada.
Lo que quiero es dormir y que al día siguiente, sólo por un día, el mundo, todo, se tome un feriado de mí, que nadie se acuerde de mi existencia, ni me precise para nada, ni quiera estar conmigo ni sin mí, ni increparme ni pedirme ni esperar ni necesitar nada,
y que yo no quiera, necesite, ni crea que es conveniente, ni me sienta obligada, ni piense que sería correcto, hacer nada, de nada, de nada.
Y pasearme, como en esa escena de la película Matrix, por el mundo puesto en pausa, simplemente viendo.
Un día nomás, uno solito.
Capaz que ni eso, capaz que con unas pocas horas me alcanza.

3 comentarios:

serpnorber dijo...

Ja ja ja ja. Somos compañeros de ruta entonces. Tenés el primer nivel de Reiki? Cuando te haces Reiki, desapareces :) Besu, amiga del blog.

Vill Gates dijo...

A mi escribir me ayuda a descansar, me borra las preocupaciones de la cabeza, me da energía y rompe la rutina. El tema es a veces la falta de tiempo...
Pero buéh, me da resultado.

La Maria "C" dijo...

Serp: No, no tengo ningun nivel de reiki. Pero, mi experiencia más cercana al desaparecerse está en la meditación zen. No obviar el "más cercana", eh? :-) Besos para vos también.

Vill: Créame que admiro y envidio esa capacidad. Para mí, escribir es un esfuerzo enorme. A veces estoy llena de mini-historias, sobre todo en imágenes, pero cuando quiero narrarlas... algo pasa entre mi cabeza y el teclado, o entre mi cabeza y la lapicera, qué sé yo, lo que escribo no me gusta, se emborrona y termina en la papelera.