sábado, abril 10

¡Al fin otro premio!

Ya me venía preocupando, hace rato que no ligaba ninguno y viste cómo es, la gente se olvida enseguida de una, habiendo tantx advenedizx en busca de su minuto de gloria, no, no son así las cosas, algo había que hacer, menos mal que tengo gente, como mi ahijada la Monaloca, que recibió un premio y ahí nomás me lo encajó otorgó. Miren qué lindo, es este:




Lindo, ¿verdad? No sé qué es. ¿Parece un plato? No, una cinta debe ser. Bueno, qué sé yo. Es un premio, tampoco le voy a estar buscando la quinta pata al gato. Bah, premio lo que se dice premio tampoco es (ni lo merezco, por cierto, con lo poco activo que viene este blog), digo que no es premio-premio porque me obligan a pagar por él y en qué moneda, dio mio, fíjense: quieren que cuente siete intimidades. Así es esto de ser diva. No puede una tener sus secretos, todo te arrancan, nos debemos a nuestro público. Oquéi. Aquí vamos.

1) Me como las uñas. Eso no es un secreto porque está a la vista, pero cuando alguien me mira las manos, me avergüenzo. Entonces la intimidad acá sería: me avergüenza que me miren las manos porque se ven como un racimo de porong salchichas.

2) Siento inmediata solidaridad con el sufrimiento ajeno; si alguien se pone a llorar adelante mío enseguida me viene la gana de llorar con él/ella y abrazarlx así sea un completx desconocidx. Esto no significa que yo esté sufriendo también si no que me viene como una gana de aligerarle la carga. Lo cual también me compele a querer opinarle a ver si le puedo dar alguna solución, así no sepa un joraca de lo que le pasa.

3) Tengo un libro en mi cabeza. Un libro mío. O mejor: una película. A los 6 años empecé a desarrollar una historia determinada, en esa época con forma de historieta, y a medida que crecía yo creía la historia, se volvió más y más detallada, y fue tomando formas diferentes que posteriormente eran eliminadas, corregidas, aumentadas, mejoradas. Jamás en la vida hablé de esto con nadie, ni la escribí ni la dibujé ni nada, y la única razón por la que no está terminada es porque me niego de plano a ponerle un fin de cualquier índole a estos queridos "hijos de la mente".

Bueno, ya está. Más no puedo. Gracias.

UPDATE: ¡Ah, momento! Me faltaba transmitirle el premio a alguien. Bueno, a riesgo de vaya a saber qué barbaridad, le otorgo el premio a mi amigo el señor CuervodePoe, autor de Atache, Instinto de Eros y El Gato Sultan

7 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

Jajajaja! Blogger botón, te censuró los últimos cuatro! :-P

Mona Loca dijo...

Mmmmhhhh....me queda debiendo,eh!

Yo tampoco sé qué es...es más, la primera vez leí "kretin Blog" y medio me preocupé.
Después "kreatin blog".
¿qué corno era creatin?
y recién despues cai.

Y ahi nomacito me dije: esto es para la MariaC.

Y fue.

beso

elcuervodePoe dijo...

Lo del punto 6 ni me lo imaginaba, picarona.

elcuervodePoe dijo...

UPDATE:
¡Gracias, che! Sos un amor.

elcuervodePoe dijo...

Algo se me va a ocurrir, pero ni soñando pongo el coso ese, el bordado, en un blog mío, lola.

Nicolás Aimetti dijo...

Mucha censura! Queda todo librado a la imaginación, y mirá que la gente siempre piensa lo peor, vistes como somos.
Un abrazo.

gabrielaa. dijo...

dale! confesá!